Rey de corazones por Melanie_Lupin_Black
Resumen: Joey es el joven principe fertil de su reino, un reino pasifico que vive en paz y feliz, asta que en su camino se crusa el rey Seto.

Yugi hermoso primo de Joey jamas siquiera imagino el destino que le esperaba junto a Yami jefe del ejercito de Seto.

Ryu un simple joyero nunca imagino que seria el pago a un ladron, como el temido Bakura.

Malik solo tenia que cuidar de su prisionero Marik, sus ordenes jamas fueron enamorarse de este aunque justo eso paso.

Categorías: Yu-Gi-Oh Personajes: Joey Wheeler, Maximillian Pegasus, Mokuba, Ryou Bakura, Seto Kaiba, Tristan Taylor, Yugi Motou
Géneros: Angustia, Drama, Romance, Suspense
Advertencias: AU=Universos Alternos, Mpreg=Embarazo Masculino, Violencia
Desafíos: Ninguno
Series: Ninguno
Capítulos: 6 Completo: No Palabras: 5530 Lecturas: 8323 Publicado: 15/03/07 Actualizado: 26/09/07
Capítulo 1 : El secuestro por Melanie_Lupin_Black
Capítulo 1 : El secuestro





Cuando Joey y Yugi llegaron al claro, reían y hablaban calmados y relajados. Sin tener idea de lo que se cernía sobre ellos.



Fue el elemento sorpresa el que precisamente los hizo caer sin apenas oponer resistencia.



Cuando Seto y Yami salieron con sus espadas esgrimidas ante Yugi y Joey, este último apenas tuvo tiempo de blandir su espada cuando el castaño se le echó encima, escudando con su cuerpo a Yugi. Con su espada detuvo la de los otros dos, pero el golpe de ellos fue tan fuerte, y él estaba tan poco preparado por la impresión, que su espada salió volando.



Retrocedió pero en todo momento frente a Yugi.



- ¿Quiénes son? ¿Qué quieren?



Exigió saber el príncipe de Baital, más asustado por lo que le pudiera pasar a su querido primo Yugi que a él.



Pero no recibió respuesta de Seto y Yami, los cuales se acercaron a él, aún empuñando las espadas.



Joey se preparó para brincar sobre los otros dos hombres y ordenarle a Yugi que saliera corriendo, pero no se esperó la acción de Yugi. Este de entre sus ropas sacó un puñal y, saliendo de detrás de Joey, se puso frente a este, defendiéndolo con su propio cuerpo.



Su pequeño puñal de mango de plata con incrustaciones de rubíes, era precioso pero al lado de las dos espadas parecía una mala broma.



La mano de Yugi temblaba, el odiaba la violencia, pero su semblante era firme, estaba dispuesto a morir antes que su primo y príncipe.



Yami y Seto se miraron con el rabillo del ojo. Y a la misma vez, sin dar tiempo a los otros dos de reaccionar, envainaron las espadas arrojándose sobre ellos.



Joey trató de parar a Seto con un puño y Yugi movió su puñal con la intención de lastimar al otro.



Pero Seto paró el puño de Joey retorciéndole el brazo. Mientras que Yami había tomado por la muñeca a Yugi, presionando y retorciéndosela, haciendo que no sólo el puñal cayera de manos del pequeño, sino que él también cayera de rodillas.



Joey le lanzó una patada a Seto tratando de soltarse para ir en ayuda de Yugi, pero no contó con la presión que hizo Seto en un punto de su cuello haciéndolo caer inconsciente.



Yugi mordió la mano de Yami tratando de que este lo soltara para ir en ayuda de Joey, pero Yami reaccionó instintivamente dándole una bofetada que lo envió al suelo, con tan mala pata que se golpeó con una piedra la cabeza, quedando inconsciente.



Seto tomó a Joey en brazos y silbó para llamar a los caballos, mientras Yami se arrodillaba junto a Yugi, asegurándose de que el muchacho estaba bien.



Yami miró a su caballo y a Seto, quien ya estaba subido en el suyo con el rubio inconsciente.



Tomó en brazos al menor, pero no lo llevó al caballo sino que lo llevó entre los árboles, donde quedaba oculto, se quitó la gabardina que llevaba puesta y lo cubrió con ella. Besó sus cabellos y metió entre sus ropas el puñal que él había arrebatado al pequeño.



- ¿Qué haces, Yami?



Le preguntó Seto.



- No podemos llevárnoslo, Seto - Dijo Yami - Por eso lo dejo armado y protegido. Salir con una persona será difícil, con dos imposible. Este niño es mío y lo tendré, cuésteme lo que me cueste, pero aún no es el momento.



- No tendrás oportunidad de venir por él, Yami.



Le advirtió Seto. Yami sonrió de medio lado.



- Lo sé, él irá por mí.



Dijo el general de cabello tricolor, quitándose un pequeño dije que llevaba en el cuello y poniéndoselo a Yugi.



- Adiós, serafín.



Dijo rozando con sus labios los del joven. Se levantó y subió a su caballo.



- Vámonos.



Le dijo a Seto, y ambos emprendieron la retirada de ese lugar.



Continuará...
Esta historia está almacenada en http://www.slasheaven.com/viewstory.php?sid=24289