JUGAR CON FUEGO por firesexboy
Resumen: ¿A que puedes llegar solo por una apuesta? Eso es lo que Kyo tendra que preguntarse luego de la propuesta que le hara su mejor amigo, apuesta en la que Iori, su peor enemigo esta involucrado...
Categorías: King Of Fighter Personajes: Ninguno
Géneros: Drama, Humor, Romance
Advertencias: Sadomasoquismo, Violencia
Desafíos: Ninguno
Series: Ninguno
Capítulos: 12 Completo: No Palabras: 12622 Lecturas: 15485 Publicado: 23/05/06 Actualizado: 27/09/13

1. 1.Jugar con fuego por firesexboy

2. 2. Estas ebrio por firesexboy

3. 3. Cenando con el enemigo por firesexboy

4. 4.Una respuesta inesperada por firesexboy

5. CAPITULO 5. CONFUSION por firesexboy

6. Capítulo 6. VERDAD O MENTIRA por firesexboy

7. Capítulo 7. ERES MIO por firesexboy

8. Capítulo 8.CUANDO LOS CERDOS VUELEN... por firesexboy

9. Capítulo 9. NO, ÉL NO SERÍA CAPAZ por firesexboy

10. Capítulo 10 SÓLO FUE UN JUEGO por firesexboy

11. Capítulo 11 HUYENDO por firesexboy

12. Capítulo 12 En la soledad... por firesexboy

1.Jugar con fuego por firesexboy
JUGAR CON FUEGO
(Por firesexboy)
CAPITULO 1. TODO POR UNA APUESTA




El altivo y orgulloso joven de cabellos castaños, sonreía con gran aire de suficiencia al ver la cara de asombro de su rubio amigo cuando le mostró la delicada prenda de encaje, el trofeo obtenido en su pasada noche de juerga.



-Te lo dije - se jactó acomodándose el cabello - ¿qué la chica no tardaría en ser mía... o no? - Benimaru arqueó las cejas en señal de desacuerdo.



- “Esa” se hubiera ido a la cama con quien fuera... - replicó - hasta conmigo...



Kyo comenzó a carcajearse muy divertido con el último comentario.



- Benimaru... por favor!! - se burló - si todo mundo sabe que tú eres gay! - Beni sonrió con malicia.



- Precisamente Kyo! - puntualizó - el reto para ti no es seducir a una mujer... - dijo sugerente y el castaño lo miro confuso...



-¿Entonces..? ¿Qué es lo que sí sería un reto para mí? - inquirió dudoso mordiéndose el labio inferior.



- Seducir a un hombre por supuesto - respondió el rubio poniéndose las manos en la cintura.



- Nani ka!!? Estas loco!! - replicó el castaño meneando la cabeza incrédulo por la absurda propuesta...



- No!! Sólo piénsalo Kyo... los chicos gay son más difíciles de seducir que cualquier chica tonta y superficial como las que acostumbras tratar... - dijo muy convincente.



- Se te esta olvidando algo Benimaru... - replicó Kyo - a mí... “no me gustan los hombres”- recalcó lo más calmadamente que pudo.



- Sin embargo... ¿no dijiste ayer que tu podías conquistar a cualquiera? - preguntó socarronamente.



- Hablaba de mujeres... - respondió confundido encogiéndose de hombros.



- Entonces no eres tan bueno como dices querido - dijo Benimaru triunfalmente.



El castaño se sintió profundamente herido en su amor propio...



“¿Cómo se atrevía Benimaru a dudar de su poder de seducción?”



- ¿Si conquisto a un gay... aceptaras que soy el mejor? - dijo sin poder evitar que su ego hablara.



Benimaru sonrió complacido mirándolo con cierta picardía.



- ¿Tienes algún problema con que “yo lo escoja”? - preguntó sonriente haciéndole ojitos.



- Tú sólo asegúrate de que sea un reto ¿sí? - respondió arrogante encogiéndose de hombros. Kyo no vio la mirada maliciosa de su rubio amigo.



- Eso mi querido Kyo... dalo por hecho - le susurró al oído antes de marcharse y dejarlo solo.



Kyo trataba de no pensar mucho en el reto que le había propuesto Benimaru... después de todo no creía que éste fuera a escoger a alguien tan pronto... ni tan difícil de seducir... “espero no meterme en problemas por esto” pensó acostándose en la cama... “que raro que Yagami no haya hecho acto de presencia en varios días.”



Al día siguiente, muchos de los jóvenes peleadores del “the king of fighters” se reunirían en la casa de Terry Bogard, ésto último con motivo de su cumpleaños.



- ¡Estas loco?¡Si me le acerco a ese demente a más de dos metros va a matarme! - estalló el castaño incrédulo por la propuesta de Benimaru.



- ¿Te rindes entonces..? - se burló el rubio poniéndose las manos en la cintura, inclinándose hacia Kyo.



- Sí... me rindo - dijo con pesar sintiendo que no tenia opción y entonces... escuchó una voz socarrona tras de sí...



- Eres un cobarde Kusanagi... - se burló el pelirrojo que había escuchado la última parte de la conversación. El rostro del sucesor del clan Kusanagi se sonrojó inevitablemente...



- ¡Ni creas que voy a pelear contigo sólo por eso Yagami! - estalló el castaño apretando con fuerza los puños.



- ¿Estas sugiriendo que me interesa pelear con un…“cobarde”? - se mofó.



- ¡Ya cállate! ¡Tú ni siquiera sabes que hablamos! - replicó Kyo subiendo el tono de su voz. Iori sonrió burlón...



- No necesito saberlo... es algo muy simple... - dijo mordaz - era un reto y no lo aceptaste... y en consecuencia... “eres un cobarde...”



- ¡Te voy a..! - no alcanzo a terminar la frase - ¡Yagami a dónde crees que vas?



- Ah? Disculpa pero... “yo no peleo con cobardes.”



Benimaru comenzó a reírse, hasta que sintió la helada mirada de su amigo asesinándolo. Iori se alejó entre la gente dejando a un Kyo furioso tras de sí...



- ¿Sabes qué Kyo? - preguntó Benimaru - esto no se puede quedar así...



- ¡Por supuesto que no! ¡Voy a destrozar a ese bastardo! - exclamó con furia tronándose los dedos de las manos mientras caminaba para ir en su busca.



- ¡¡NO!! - grito Benimaru sosteniendo a un Kyo fuera de si de un brazo...



- ¡Por qué rayos no? - replicó el castaño sin dejar de jalonearse.



- Porque... siempre que... “tú” le buscas pleito... él te gana...



- ¡No es cierto! - replicó forcejeando con el rubio.



- Estas tan enojado que ni siquiera sabes lo que haces... - le dijo tratando de hacerlo desistir de una pelea...



- ¡Me importa un demonio! - estalló el castaño zafándose...



- Matte!! (¡Espera!!) - insistió Beni haciéndolo pararse en seco.



- ¡Y ahora que? - inquirió Kyo sarcástico - ¿deseas darme más ánimos “amigo”? - agregó luego despectivo.



- ¿Por qué no mejor te tragas tu coraje... y... seguimos con la apuesta? - dijo sugerente y Kyo entorno los ojos hacia arriba...



- Ahí vas de nuevo... con lo mismo... - respondió Kyo con fastidio pero Benimaru no se rendía aún.



- ¡Sólo piénsalo un momento Kyo... ¡IORI YAGAMI a tus pies..!



- ¡Ay por favor, no sigas con eso! - resopló enojado.



- Déjame terminar - dijo el rubio con insistencia - y luego “tú” le das una patada por la espalda en el lugar que más le duele... en “su orgullo.”



- Eso seria jugar demasiado sucio Benimaru... ¿cómo patearlo en los... - Benimaru no lo dejó terminar...



- Iya baka!! (No tonto!!) Me refiero a un golpe en su amor propio ¿entiendes? - preguntó ansioso...



- La verdad no... - contestó Kyo confuso y Benimaru sudó una gota.



- ¡Que se enamore de ti y luego lo mandas a volar! Así de sencillo... - explicó sonriendo animadamente. Kyo no parecía aun muy convencido.



- Suena demasiado... cruel... shirimasen... (no lo se...) - respondió indeciso.



-Dime... ¿y acaso él no se la pasa poniéndote en ridículo cada vez que tiene oportunidad? ¿Particularmente en tus fiestas de cumpleaños?



Kyo se quedo pensativo por un momento, las palabras de Benimaru le daban vueltas en la cabeza. Su mente repaso una a una las humillaciones que lo había hecho pasar ese endemoniado pelirrojo. Entonces tomó una decisión.


- De acuerdo, ¿cuándo empezamos? - pregunta motivado por su deseo de desquitarse de Yagami.


Benimaru sonríe para sus adentros.



- ¿Qué te parece... ahora? - preguntó sugerente mientras jugueteaba con su cabello.



- Sí... me parece perfecto - respondió muy seguro y marchó en búsqueda de su presa.



- ¡Así se hace Kyo! ¡Hay que tomar al toro por los cuernos! - le dijo animoso y Kyo se volvió a mirarlo.



- De hecho es un carnero no un toro... - le aclaró el castaño y Benimaru no entendió.



- ¡Nani ka?(¿Qué?) - preguntó desconcertado.



- El es Aries... no Tauro - replico Kyo dejando a su rubio amigo completamente sorprendido porque supiera eso.


Apenas Benimaru se hubo dado la vuelta para conversar con Shingo, que acababa de llegar, sintió que lo tocaban en la espalda. Se trataba de Kyo.



- Oye Beni... ¿cómo seduces a un hombre? - Shingo abrió los ojos muy sorprendido por la pregunta de su maestro. Benimaru le indicó a Shingo que se fuera a dar una vuelta por ahí antes de contestarle a Kyo.



- Ten cuidado cuando hables enfrente del niño..! - lo regaño. Kyo no le hizo mucho caso.



- ¿Y bien? - insistió - ¿Cómo lo seduzco?



- Pues... jamás he seducido a alguien como Yagami.. hace unos meses lo intente pero él no cedió...



- ¡Nani ka? - inquirió el castaño incrédulo... - “¿tú intentaste seducir a Yagami!” - las carcajadas del joven de cabellos castaños no se hicieron esperar haciendo enojar a Benimaru...


- Sawaguna! (Cállate!) no creo que tú lo puedas hacer mejor! - replicó molesto cruzándose de brazos.


- ¿Qué es lo que gano yo con todo esto Beni? - preguntó Kyo cambiando de tema bruscamente.


- ¿O mejor dicho que te daré... si logras seducirlo ne? - preguntó Beni a su vez.


- Sou da (así es) - respondió determinado - algún beneficio extra debo de obtener ¿no crees?


- Te pagaré el mantenimiento completo de tu motocicleta - ofreció el rubio.


- ¡Ya dijiste Beni! Sólo recuerda que son más de 2000 dólares... - le advirtió.


- De cualquier modo no lo lograrás... - dijo muy seguro sin ver que Shingo ya había regresado.


- Eso esta por verse - replicó el castaño mientras se dirigía a la barra de bebidas. Shingo miró a los dos con curiosidad...


- ¿Lograr qué Benimaru-san? - preguntó al rubio que sonrió dulcemente al jovencito.


- Eso es cosa de mayores Yabuki-chan... algún día lo entenderás.



Mientras tanto Kyo intentaba encontrar la forma de acercarse a su rival.



“¿Cómo diablos voy a lograr que se fije en mi?”
“Ni siquiera he conseguido ser su amigo en todos estos años”



Bebió un sorbo de su ponche, dejó la copa a un lado y cuando alzó la mirada vio a Iori solo, recargado en el barandal del balcón del segundo piso.



Tomó la botella de brandy que había a un lado suyo y bebió buena parte de su contenido, tratando de reunir el suficiente valor. A los pocos minutos ya se sentía bastante desinhibido.





Bien pues... ¿que tal? Reviews?
2. Estas ebrio por firesexboy
Bien, aqui esta la actualizacion que les prometi n_n




CAPITULO 2. ESTAS EBRIO...




- Hola...- Iori se giró para ver al intruso que se había atrevido a romper con su momento de soledad del día y se quedó de una pieza cuando vio de quien se trataba y la forma en que lo miraba.



- ¿Por qué tan solo Yagami? -♥♥♥ preguntó galante clavándole la mirada y sonriendo levemente.



- Nan da kana? (qué pasa) - ☻se preguntó el pelirrojo extrañado por la actitud de Kyo.



- Sólo vine a hacerte compañía - ♥ Iori se acercó a Kyo tomándolo por la barbilla. Parecía que iba a besarlo.


El corazón del castaño se acelero y su rostro ya sonrosado enrojeció aún más cuando lo tuvo a pocos centímetros.



- Kusanagi... estas ebrio... - dicho esto lo soltó con cierta brusquedad - no me hagas golpearte.



- Ebri..o yo...? - preguntó el castaño - ¿por qué dices eso? - completó casi después de un minuto.



- Sólo un ebrio podría tratar de seducirme con frases tan “estúpidas” como las que acabas de utilizar - respondió seriamente dándole la espalda. Kyo abrió mucho los ojos por la sorpresa y se sonrojó...



-¿Seducirte...yo? - preguntó fingiendo incredulidad - definitivamente ya perdiste la razón “Iori”.



- ¿Y desde cuando me llamas por mi nombre Kusanagi? - inquirió con malicia. Kyo se puso muy nervioso.



- Pues... eh... ¿no quieres ponche..? - no lo dejo contestar - te... traeré ponche.



El pelirrojo lo miró con cara de “¿qué diablos te pasa?” cuando lo vio dirigirse tambaleándose hacia la barra.


Fastidiado Yagami se dirigió a otro lugar...



“¿Qué es lo que intentas Kusanagi?”



Kyo llegó a la mesa del ponche y comenzó a servirse. Benimaru se puso a un lado suyo...



- ¿Y bien? ¿Qué tal te va con “ya sabes quien”? - Kyo sonrió confiadamente.



- Es sólo... cuestión de tiempo, compermiso, voy a llevarle su ponche...



Benimaru lo seguía con la mirada y sonrió ampliamente cuando vio que Iori ya no estaba en el mismo lugar y que Kyo no podía creerlo...



-Hm...hmm... ¿cuestión de tiempo dijiste? - se burló el rubio




- ¡Cierra la boca, no sabes nada...! - le gritó sujetándolo contra la pared - voy a conseguirlo... ¡entiendes? - exclamó con impaciencia el castaño enojado.



- Aaaay! Kyo me lastimas! - se quejó el rubio con mirada suplicante.



- Pues será mejor que cierres la boca si no quieres que te lastime en verdad Beni - le advirtió el castaño y el rubio asintió con tal de que lo liberara.



El resto de la velada trascurría casi tranquilamente hasta que Kyo volvió a localizar a Iori y se dirigió nuevamente hacia él, que acababa de sacar un cigarrillo.



Al castaño no se le ocurría que decirle así que...



- ¿Quieres que lo encienda por ti? - preguntó encendiendo una flamita en su dedo



Los ojos amatistas del pelirrojo brillaron peligrosamente y Kyo se dio cuenta entonces de lo inoportuno de su comentario.


El pelirrojo podía tomarlo como una agresión.



Kyo sudo una gota cuando el pelirrojo por fin hablo...



- Desaparece de mi vista Kusanagi o aunque estés ebrio te voy a encender el trasero en flamas púrpuras



Kyo entendió entonces que al menos por esa noche seria mejor dejarlo tranquilo☻



- Ok, ok ya entendí... - dijo ruborizándose notoriamente



Iori no dejo de mirarlo hasta que se perdió de su vista. No entendía la actitud del castaño.



Benimaru por su parte observaba todo con una sonrisita maliciosa y Shingo no entendía que era lo que se traían Kyo y Beni.



Kyo pasó el resto de la velada embriagándose aún más.




Benimaru y Shingo terminaron quemados por éste al intentar llevarlo a su casa.



Iori sintió que le daría jaqueca... ¿cuándo iba a aprender ese idiota a no embriagarse tanto?



- Por favor Iori ¿podrías llevarlo tú? - le dijo Beni suplicante



- ¿Y por qué habría de hacerlo? NO es mi amigo sino el suyo, es tu problema - replicó el pelirrojo y entonces Beni se encogió de hombros y se dirigió a Shingo.



- Yo no me arriesgo a que me queme otra vez... y tú no lo puedes solo así que mejor mañana venimos por él ¿te parece? - el chico asintió y Iori que había permanecido oculto se quedó boquiabierto al comprobar que en efecto lo iban a dejar ahí, a la intemperie.



“Ja, ¿y esos son tus amigos Kyo?”



Iori tomó al chico de la mesa y lo apoyó en su hombro.



- Pobrecito de ti si me quemas - le advirtió al tiempo que lo hacía caminar pero Kyo daba un paso adelante y dos hacia atrás - deja de hacer eso! - estalló el pelirrojo y el otro se reía...



“¿Así que lo haces a propósito eh?”



Entonces Iori fastidiado decidió cargarlo hasta su habitación. Con bastante dificultad logro entrar sin ser visto. Lo aventó a la cama y luego saltó por la ventana entonces...




- Iori!!! - el pelirrojo sintió que una enorme gota bajaba desde su cabeza hasta sus pies. Si ese idiota no se callaba lo iban a descubrir!! Al volver la vista se dio cuenta de que el chico quería lanzarse por la ventana.



- Baka... - dijo para si y volvió rápidamente hacia donde estaba el castaño y lo llevó hasta la cama - te dije que te quedaras aquí... que te durmieras...



- Yo..o no tengo sue..ño - replico el castaño.



El pelirrojo estaba furioso, no iba a quedarse toda la noche a esperar que al “niño” le diera sueño... le dio la vuelta apoyándolo contra sus rodillas y bajándole los pantalones le daba de nalgadas...



- No me importa si no tienes sueño ¿me oyes! ¡te vas a dormir porque yo lo digo! - Iori sintió cierto placer al estarle dando su merecido a ese niño mimado que no dejaba de patalear y llorar.



Acostó al lacrimógeno muchacho y en menos de cinco minutos ya estaba dormido y al fin podría marcharse... - eres un ebrio Kyo... - le dijo en voz baja al salir - y para colmo siempre resulto involucrado...




Iori cayó rendido en su cama después de toda la odisea. Repasaba mentalmente todo lo ocurrido en las ultimas horas... ¿todo lo que Kusanagi había hecho sería debido al alcohol? Se preguntaba el pelirrojo mientras fumaba el último de sus cigarrillos.




Había sido toda una molestia tener que llevarlo a su casa y aguantarlo en la fiesta pero él había sido la única persona que se atrevió a sacarlo de su soledad... igual que siempre, Kyo Kusanagi era ese tipo de sujeto amable al que no le importa arriesgarse acercándose a personas ermitañas como él. Sin duda era una lástima que jamás podrían ser amigos...




A la mañana siguiente Kyo despertó con algo más que una jaqueca por la cruda. Le dolía el trasero también y no entendía por que... así que lo atribuyó a alguna caída. No recordaba nada después de la amenaza de Yagami... después llamaría a Shingo y a Beni para agradecerles que lo hubieran llevado a casa.




¿Reviews? ¿que les parecio?


Proximo capitulo..." - ¿Y bien? - inquirió el pelirrojo - ¿ahora si vas a decirme cuál es la razón por la que has estado fastidiándome desde ayer? - esperó su respuesta."
3. Cenando con el enemigo por firesexboy
Aqui esta la continuacion de esta historia, espero les guste n_n

firesexboy



CAPITULO 3. CENANDO CON EL ENEMIGO





Dos días después de aquel desastre Kyo escuchó en un programa de radio que a la primera persona que contestara correctamente la trivia sobre Iori Yagami tendría derecho a una cena con él en un restaurante de lujo.


Kyo marcó inmediatamente el teléfono indicado y respondió una a una las preguntas en forma adecuada.


Cuando el pelirrojo llegó al restaurante, Kyo ya se encontraba ocupando su silla pero Iori no lo vio hasta que se sentó frente a él. Estaba completamente asombrado.


- ¡TÚ..? ¿Qué haces aquí? - preguntó con incredulidad. Kyo se sintió fuera de lugar...



- ¿Te sientes decepcionado? - preguntó a su vez bajando la mirada - si quieres me marcho... - dijo en una perfecta actuación de chico triste aunque estaba ansioso por irse y dejar por la paz esa estúpida apuesta



-¡No! No, no puedes... la prensa esta aquí - dijo intentando calmarse - Kyo... ¿qué es lo que pretendes conseguir actuando de ese modo? - inquirió sin dejar de mirarlo.



El castaño se sintió acorralado...



-Yo...bueno... (“vamos, dilo!”) pues... tú... me... me gustas... - el escucharse declarándosele a Yagami fue demasiado para el pobre Kyo y se desmayó ante la mirada atónita de Iori, quien apenas alcanzó a sostenerlo...



-Kyo... - exclamó el pelirrojo sorprendido por lo que le acababa de decir el castaño.



A los pocos segundos el heredero del clan del sol abrió los ojos encontrándose recostado sobre el regazo de Iori. Sus mejillas enrojecieron instantáneamente “¡por todos los demonios! ¡No puedo seguir con esto!” pensó al tiempo que trataba de incorporarse.



Iori lo sostuvo discretamente para que no se moviera de su lugar...



- No te levantes todavía - le susurró y el castaño se percató de todas las malditas cámaras que estaban a su alrededor, sintió que moriría en ese momento... “mi padre me va a matar” pensó...



Iori se las arregló para que no enfocaran a Kyo y marcharse los dos en la limusina del cantante.


Ya dentro del vehículo Iori miraba inquisitivo a su rival que no sabía que hacer para evitar su mirada sobre él y se restregaba las manos nerviosamente.



- ¿Y bien? - inquirió el pelirrojo - ¿ahora si vas a decirme cuál es la razón por la que has estado fastidiándome desde ayer? - esperó su respuesta.



- ¿Qué...me gustas? - respondió el castaño con torpeza sonrojándose otra vez desviando la mirada.



- No soy tan idiota para tragarme esa estupidez - replicó Iori impaciente.



A Kyo se le estaban acabando las ideas... “¿Qué más podía decirle?”



- Si no me crees... estas en todo tu derecho... - dijo titubeando - pero eso no cambia lo que... siento... - (“que fui un idiota al aceptar esta apuesta” “ahora jamás podré volver a verte a la cara”)




El pelirrojo sonrió malicioso mientras una maquiavélica idea cruzaba por su cabeza y se acercaba de manera inusual al castaño...




- Supongo que si tanto te gusto... has de desear esto...




Iori tomó a Kyo por la cadera sin previo aviso... atrayéndolo hacia si con brusquedad... y lo besó apasionadamente...



Kyo se resistía provocando la risa de Iori, quien se había decidido a darle una lección a su rival... por atreverse a tratar de tomarle el pelo de esa manera... pero... de pronto ya no encontró ninguna resistencia.



Kyo le correspondía y hasta había cerrado los ojos entregándose completamente al pelirrojo.
Iori confuso dejó de besarlo pero Kyo pareció no darse cuenta porque continúo besándolo para asombro del líder del clan de la luna quien lo separó de él con firmeza.




- Kusanagi... tú... - no atinó a terminar la frase




El castaño estaba todo rojo y apenado desvió la mirada dándose perfecta cuenta de su estado... era muy notoria su excitación... ¿cómo se había dejado llevar de esa manera? Contrariado Kyo estaba a punto de confesarle a Yagami que todo había sido una mala broma pero... justo cuando se había decidido a hablar...



Iori lo besó nuevamente haciéndole sentir cosas que jamás imagino llegaría a sentir... y aunque sentía que eso no estaba bien, ese mismo temor de lo que es prohibido lo hacía todo más excitante... se dejo llevar por la pasión del pelirrojo rodeó con sus brazos su cuello para profundizar más en el beso... viajando a un mundo desconocido para ambos.



Sus manos reconociendo sus cuerpos buscando con desesperación deshacerse de toda la ropa que no les permitía sentir su piel ardiendo de deseo.



Jamás Kyo se hubiera imaginado que sentiría algo así al estar cerca del líder del clan de la luna... estaba acostumbrado a sólo pasársela peleando con él... que le parecía tan irreal...




Reviews?
4.Una respuesta inesperada por firesexboy
Bueno, aqui traigo la continuacion, por fas dejen reviews si? para saber que les parecio la historia
gracias

nota:La letra de la cancion que sale al final del capitulo pertenece a Alejandro Sanz, para los que no lo sepan.




CAPITULO 4. UNA CONFESIÓN INESPERADA


El pelirrojo no podía creer que todo esto estuviera pasando... jamás, nunca había imaginado a Kyo dispuesto a... corresponderle...



- Tú también me gustas Kyo - confesó - desde hace mucho tiempo... pero yo nunca... había tenido el valor para decírtelo... además jamás pensé que tú... podrías corresponderme... - Kyo miraba a su rival con evidente asombro.



- No... lo... puedo creer... - exclamó el castaño sin darse cuenta y el pelirrojo replicó inmediatamente.



- ¿Por qué te parece tan irreal..? a ti también te paso...




Kyo no atinaba a decir nada. En ese momento llegaron al departamento de Iori...



- ¿Qué esperas para salir? - le preguntó el pelirrojo a un indeciso Kyo... que salió torpemente del automóvil... y casi grita por la sorpresa cuando sintió la mano de Yagami en su trasero...




- ¡Nan da temee?(¡Qué demonios?) - exclama el chico quedándose inmóvil... los brazos de Iori lo aprisionaron casi al grado de estrujarlo... para luego besarlo con pasión mientras lo conducía hacia la puerta - Iori... yo...



- Doo shita? - inquirió el pelirrojo algo impaciente... Kyo sintió miedo...



- Nan demo nai... (nada...) - respondió bajando la mirada...



- Entra - ordenó el pelirrojo y Kyo no lo obedeció - dije que entraras - repitió enojado palmeándole el trasero con firmeza... Kyo lo miro asombrado.



- Tú..! ¿cómo te...a.. - su pregunta fue interrumpida cuando Iori le dio otra nalgada - ay!! Eres un...! - Iori lo levantó cargándolo en su hombro como si fuera un costal - oye!! Bájame!!!



Kyo se sentía humillado, nadie lo trataba a él, a Kyo Kusanagi de esa manera... tan pronto como entraron el pelirrojo se dirigió al sillón de la pequeña estancia, depositando ahí su carga... un furioso muchachito que enseguida se le fue encima tratando de golpearlo... Iori se enojó mucho.



- Iba a ser tolerante contigo, pero parece ser que tú lo que necesitas es un buen correctivo ne? - dicho esto se sentó en el sillón jalando a Kyo hasta que este quedo acostado boca abajo sobre sus piernas...



- Hanase...! (Suéltame..!) - forcejeaba el castaño sin que el pelirrojo se inmutara en lo más mínimo...



- Aquí “jovencito” se hace lo que yo digo... o te atienes a las consecuencias... yo no soy tan estúpido como tu padre... a mi no me vas a pasar por encima así como así - dicho esto comenzó a bajarle los pantalones...



- Oye!!! No!!! - exclamó el chico apenado pataleando - ¿Qué qué.. crees que haces! - de pronto sólo sintió la mano extendida de Iori chocando contra su trasero desnudo... - ay no! No me pegues!!! - Iori no le hizo caso y continuo azotándolo - me duele!! - se quejó al borde de las lágrimas...



- Lo sé, no se trataba de una caricia Kyo - el castaño comenzó a llorar... Iori se detuvo y lo abrazó enjugando sus lágrimas... - ya, ya paso Kyo... - lo consolaba con ternura acariciando sus cabellos - watashi no chiisai (mi pequeño) - Kyo se quedó profundamente dormido en los brazos de Iori... - Sólo eres un niño... Kyo, un niño en el cuerpo de un adulto... - lo cargó para depositarlo en la cama y dejarlo dormir.



Después se dirigió al balcón del cuarto pensando en lo extraño que era todo lo que le estaba pasando... tal vez era el destino... tal vez estaba dándole un poco de felicidad para compensar todo el tiempo que estuvo solo... pero ya no más... ya nunca estaría solo... ahora tenía a Kyo... a su Kyo... con él no necesitaba nada más.


Sonrió al tiempo que una lágrima corría por su mejilla derecha... era tan feliz... de pronto una idea cruzó por su cabeza...




“¿y si todo fuera un engaño?” “¿y si Kyo sólo se estuviera burlando de él... de su soledad?”



Angustiado con esa posibilidad sacó un cigarrillo de la cajetilla... colocándolo en su boca pero luego se dio la vuelta para ver a Kyo...



“no, él no seria capaz... de una cosa así...”
Ya más tranquilo guardó el cigarro y fue hacia la cama... acercándose al castaño...



- Ai shiteru chiisai... tú no me decepcionarías ne? - le preguntó y como si lo hubiese escuchado el chico sonrió... y Iori lo besó antes de acostarse a un lado suyo... Kyo lo recibió acurrucándose sobre su pecho... el pelirrojo lo abrazó correspondiendo al gesto del castaño... - “no se porque no te lo dije antes...quisiera que esto durara por siempre...”



Ay, Dios

Así fue...
Que hasta la luna nos quiso acompañar
Se instaló como lo hicimos tu y yo
En el medio del salón...
Que el tiempo que no estuvo a mi favor
Y un beso que duro...
Que cuando quise darme cuenta
De pronto amaneció...

Ay, Dios
Te juro que esto nunca me paso
Si quieres ponte mi chaqueta porque yo
Me muero de calor...
Que no me cabe dentro el corazón
Que se me parte en dos
Y el cuerpo no resiste tanto amor de un sopetón
Ay, Dios... Ay, Dios
Que no se vaya nunca por favor
Que no se acabe este momento no
Que no se pierda en un recuerdo hoy
Que sea parte de mi vida...

Así fue...
Como el Sol nos sorprendió sin avisar
Y yo que todavía no lo podía creer
Esto no puede ser...
Es mas hermoso de lo soñé
Y venga un beso más
Volvimos a la carga una vez más
Una vez más

Ay, Dios
Perdona que te meta entre los dos
Pero a quien puedo pedirle este favor
Que se me quede aquí...
Que yo también aquí pienso morir
Y un ultimo favor...
Ay dime si es que piensa lo que estoy pensando yo

Ay, Dios... Ay, Dios... etc

Ay, Dios
Yo te prometo que lo cuidare
Porque esto es lo mejor que me pudo pasar
Si! Si!

Ay, Dios... etc





Les gusto? espero que si chao
CAPITULO 5. CONFUSION por firesexboy
Mis agradecimientos por todos sus reviews, mil gracias y espero el capi sea de su agrado







CAPITULO 5. CONFUSION





A la mañana siguiente, envuelto en las sábanas de seda de la enorme cama del pelirrojo, Kyo despertó “¿Dónde estoy?” se preguntó estirándose perezosamente mientras se tallaba los ojos.



En ese preciso momento la realidad cayó de golpe sobre él… Iori Yagami acababa de pasar justo frente a él con sólo una pequeña toalla atada a su cintura que amenazaba con caer hasta el piso en cualquier momento… cuando esto ocurrió las mejillas del castaño se encendieron inevitablemente…




Iori al sentir su mirada se vuelve a ver al recién despierto jovencito, gotas de agua aun escurrían por todo su cuerpo dándole una apariencia muy sensual. Sonríe complacido al ver el sonrojo del castaño “Que tierno se ve” pensó al verlo con todo el pelo alborotado y cohibido con su desnudez.




- Al fin despiertas flojo – le dijo volviendo a tomar su actitud seria de siempre – ¿vas a ducharte antes de desayunar? – el estómago de Kyo gruñó como protestando ante esa idea – creo que comerás primero ne? – preguntó el pelirrojo divertido




- Tengo mucha hambre – expresó Kyo recordando que tenia muchas horas sin comer, el día anterior no pudo probar alimento en la tarde, estaba demasiado nervioso por la cena con Yagami y en ésta como se había desmayado tampoco comió nada.



Kyo no podía apartar la vista del escultural cuerpo de Iori, no imagino que fuera tan atractivo… ¿y desde cuando él se fijaba en el atractivo de un hombre? ¡Peor aun en el atractivo de Yagami! Sacudió la cabeza tratando de ahuyentar estos pensamientos que sólo habían conseguido hacer que se sonrojara aun mas…




-¿Satisfecho?- la pregunta del pelirrojo hizo a Kyo volver a la realidad y avergonzado se dio cuenta de que Iori se había dado cuenta de cómo lo estaba viendo – ¿te parece si vamos a la cocina para que comas otra cosa por la boca ahora? – preguntó divertido




-Yo… - el pelirrojo ya había salido de la recamara y Kyo se apresuró a seguirlo pero al recordar el hambre que tenía se dirigió directamente al refrigerador… - ¿no tienes alguna de esas comidas congeladas que se meten al microondas? – inquirió el chico con medio cuerpo dentro del refri




-Yo no como esa basura – replico Iori haciendo un gesto de desaprobación – y tu tampoco deberías comerla – agregó – es preferible cocinar




-¿Yo cocinar?- pregunto el castaño con incredulidad – jajajaja! Si, claro…cuando los cerdos vuelen Iori! – “¿Iori? ¿lo llame Iori?” se preguntó y sonrió al darse cuenta que se la estaba pasando bien con él, con Iori Yagami, contrario a lo que se suponía que pasaría al juntarlos a los dos.




- Pues aprenderás – replicó Iori – porque ni sueñes que yo cocinaré siempre…




Kyo lo miró con los ojos muy abiertos “¿había dicho siempre?” se preguntó parpadeando con rapidez “¿acaso Yagami creía que él se quedaría a vivir en su casa?” ya era suficiente… no podía más con esa estúpida apuesta tenía que aclarar esta terrible confusión de una vez por todas… sólo necesitaba encontrar las palabras adecuadas…




-¿No te quedaras verdad? – preguntó Iori dándole la espalda al ver que Kyo no decía nada, se veía afectado, tenía los ojos enrojecidos tratando de reprimir las ganas de llorar dirigiendo su atención hacia el sartén que tenía sobre el fuego…

Kyo jamás vio a Iori así antes y eso si no lo podía soportar… no quería ser el causante de las lágrimas del pelirrojo…



-Me quedaré – dijo el castaño sin saber bien por que



Los antes tristes ojos del heredero del clan de la luna se iluminaron al escuchar sus palabras y volviéndose hacia donde Kyo lo beso en los labios y sin darle tiempo a nada mas lo levanto de la cintura y dio una vuelta sosteniéndolo así, no cabía en si de la felicidad que sentía al saber que su Kyo se quedaría a su lado



-Iori… no soy una chica – dijo el castaño abochornado por como lo cargaba - ¿podrías bajarme? – preguntó arqueando las cejas no acostumbrado a que alguien lo trate así




-No pienso que lo seas – replicó el pelirrojo sin asomo de burla en su voz y bajándolo sin pensarlo volvió a unir sus labios con los de su querido rival sin ninguna prisa por soltarse de esa miel enajenante pero…



-¿Qué es ese ruido!- exclamo Kyo tapándose las orejas…



-Es la…- en ese momento los dos jóvenes quedan completamente empapados



-¿Alarma contra incendios?- completó Kyo percatándose luego de que el pelirrojo estaba inmóvil solo viendo el sartén que estaba en la estufa con un gesto de incredulidad



-¡Demonios!- fue lo único que pudo decir hasta que…- ¿De que diablos te estas riendo Kusanagi? Yo no le veo la gracia



-Jajajaja! Es que no ves la cara que traes… es tan graciosa!




-Ahora te enseñare que tan gracioso puedo ser! – estalló el pelirrojo saliendo tras el chico que había emprendido la carrera a toda velocidad para escapar del pelirrojo



-¡Hay que tomar las cosas con calma!- exclamó Kyo asustado



- Claro! Ahora veras con que calma las tomo!- acababa de acorralarlo, Kyo no tenia escapatoria



-Iori… - sólo eso pudo decir antes que el pelirrojo se apoderara de sus labios hasta dejarlo sin aliento…



-¿Querías decirme algo? – le preguntó luego de separarse del beso



-¿Pido una pizza? – inquirió el castaño recordando que tenia hambre




-Esta bien, pídela- responde Yagami resignado y Kyo corre al telefono…



-En lo que llega yo… voy a bañarme – anunció el castaño





-¿No ocupas que te ayude?- le pregunta Iori en tono burlón arqueando las cejas



- Ja, ja, ja, muy gracioso – replicó el castaño – lo único que necesito es que me prestes algo de ropa…




- Toma lo que gustes – le dijo el pelirrojo echándose en el sillón de la estancia.



Momentos después cambió de parecer y se dirigió a la bañera junto con Kyo.




El castaño se hallaba con los ojos cerrados, disfrutando del agua caliente que caía sobre su cuerpo, le encantaba esa sensación, de repente abrió los ojos asustado acababa de sentir un escalofrió en el cuello provocado por la lengua del pelirrojo que rozaba ese punto sensible que unía al cuello con los hombros…




-Iori… yo… no… nunca – trataba de decir el chico pero el heredero del clan de la luna lo hizo callarse con un beso en los labios, un beso posesivo como sólo él los sabia dar… al tiempo que calibraba el cuerpo de su amante con sus manos, reconociéndolo, clavando las uñas ligeramente en su espalda, lo deseaba tanto…




-Te necesito Kyo… quiero poseerte… quiero hacerte mío- le dijo al oído y el castaño se estremeció cuando Iori tomó su miembro en una mano aprisionándolo deliciosamente mientras presionaba su deseo cerca de la entrada del castaño




-Yo… yo no estoy seguro… es tan pronto… que tal si no resulta… - dijo Kyo temeroso



-Esta bien- concedió el pelirrojo intentando tranquilizarse – esperaré chiisai – pero no demasiado – agregó saliendo de la ducha dejando al chico muy alterado




-No… no te vayas… por favor – dijo con voz suplicante y el pelirrojo vio con satisfacción el efecto que había tenido en él… en su cuerpo – quédate conmigo



- Si estoy cerca de ti ahora no se si pueda contenerme – le advirtió – ¿aun así quieres que vaya?- le preguntó tomando una toalla para secarse la cabeza



-¿No podríamos sólo tocarnos? – Inquirió el chico con desesperación ante el asombro de Iori – nunca antes me había sentido así…



-Nunca antes habías estado con un Yagami- replicó el pelirrojo con cierta arrogancia sonriendo maliciosamente – pero ahora tienes a uno así que ya no te preocupes mas Kyo… - dicho esto lo saco de la bañera y tomándolo de la mano lo condujo hasta la cama…
Capítulo 6. VERDAD O MENTIRA por firesexboy
Notas del autor:
Me he tardado mucho... lo se... mis disculpas tuve bloqueo de escritor espero y les guste este capi
CAPITULO 6. VERDAD O MENTIRA




Había pasado ya más de un mes desde que Kyo había decidido quedarse en casa de su rival. Ahora estaba a punto de salir de la tienda de abarrotes llevando consigo lo necesario para la semana cuando…


-¡Hola Kyo!- la voz melosa del chico le hizo entender a Kyo de quien se trataba aun antes de mirarlo- Cuanto tiempo sin verte!!!


-Hola Beni – dijo sin muchas ganas el castaño


-¿Donde te habías metido eh pillo? Tu padre esta furioso contigo..- le informo pero se notaba que lo que quería preguntarle era algo mas


-Eh… yo…- Benimaru no lo dejo terminar


-¿Y bien? ¿Lo conseguiste? ¿Lograste seducir a… quien-tu-sabes?- pregunto con malicia recargándose en el mostrador, acomodando sus manos bajo su barbilla como quien quiere saber el chisme completo.


- No – dijo el castaño secamente sintiéndose culpable por haber caído en ese jueguito de Benimaru, por haber pretendido burlarse de Iori- tu sabes… el me odia…- dijo no muy convincente


- Ayy! pobrecito, no te preocupes… que…- en ese instante se oyó el claxon de un vehículo el cual sonaba insistentemente


- Debo irme - dijo Kyo apresuradamente – adiós Beni!!


-¡Oye! ¡Espera! ¡Tienes que presentarme a tu novia!!- Kyo se hizo el sordo pero Benimaru de igual forma lo siguió quedándose de una pieza al ver que la “novia” era nada más y nada menos que Iori Yagami. – ¿Yagami...?- exclamó el rubio sin poder evitarlo y miró luego a Kyo quien ya estaba en su asiento.


El auto arrancó, Kyo le dijo adiós con la mano y Iori hizo como si no lo hubiese visto…



“¿Cómo pudo mentirme así..? ¿No se supone que soy su mejor amigo? ni siquiera me felicito por mi cumpleaños” pensó con rencor “¿Me pregunto que diría Yagami si supiera que Kyo solo se esta burlando de el?”



Llegaron al departamento y Iori vio a Kyo demasiado callado, cosa que le pareció muy extraña… ”Tal vez esta aburrido” pensó “Por ocultar lo nuestro no hemos salido a ninguna parte”



-¿Qué te parece si salimos a algún lado?- le preguntó el pelirrojo a un taciturno Kyo que lo miró como si estuviera loco conocía a Benimaru y tenia terror de encontrárselo de nuevo y que insinuase algo de la estúpida apuesta que en mala hora aceptó


-Sí, claro Yagami, “gran idea”- soltó con sarcasmo evidente en su voz mas producto de su nerviosismo que otra cosa- ¿y por qué no mejor llamas a los medios y proclamas nuestra relación a nivel nacional? o tal vez quieras enviar una foto nuestra besándonos a mi padre ¿Qué te parece?


-¡Si dejaras de hablar como un idiota te darías cuenta que sólo trataba de que quitaras ese estúpido gesto que parece tatuado en tu cara y ya me fastidie de ver! – Exclamó el pelirrojo enfadado tomando las llaves de su auto y saliendo del departamento dejando al chico solo.


Kyo se sintió mal por esto… siempre que se enfadaban por lo que sea Iori era el que se iba siendo que el departamento le pertenecía y quien debería marcharse sería el…


Iori había ido a ahogar sus penas a su bar favorito, debía hacerlo si no quería ir a estrangular a Kyo en ese momento…



Cuando al fin el pelirrojo regresó al departamento, estaba completamente ebrio y hambriento, pero su hambre no se podía saciar más que con una cosa “Kyo”…



El castaño despertó al sentir las intensas caricias de que Yagami lo hacia objeto dándose cuenta de que estaba completamente desnudo y a su merced…



-Iori…- trato de decir pero este lo acalló con un beso antes de replicarle



-Ya he esperado demasiado… ¿Acaso dudas de nosotros?- le pregunto con cierto tono receloso deteniendo el avance de sus manos sobre el cuerpo de su rival



-No… yo… te amo – dijo el chico aferrándose a el – pero tengo miedo…



-No tienes nada que temer – le aseguro el heredero del clan de la luna – seré bueno contigo – le dijo con una sonrisita maliciosa atrapando sus carnosos labios en un apasionado beso mientras sus manos dibujaban el contorno de su cuerpo, haciéndolo estremecer en cada caricia, acercándose cada vez mas a ese lugar tan intimo que deseaba poseer…












Bueno ahi esta ¿que tal? espero les haya gustado aunque fuese cortito

firesexboy
Capítulo 7. ERES MIO por firesexboy
Notas del autor:
Bueno... aqui esta el lemon... espero les guste aunque no es todo lo explicito que podria ser n_n y quizas a partir de uno o dos capitulos la historia tome un rumbo tormentoso jeje.

Besos de firesexboy



CAPITULO 7. ERES MIO




El pelirrojo humedeció uno de sus dedos con su propia saliva intentando entrar en la estrecha entrada del castaño, Kyo lo miro asustado al sentir esto y luego cerró los ojos tratando de mantener el control de sus nervios y no salir corriendo en ese momento, aun cuando deseaba tanto como Iori consumar su relación, pero al fin y al cabo no era a Iori al que iban a penetrar sino a el… las apasionadas caricias comenzaron a hacer su trabajo, poco a poco iba introduciendo uno a uno sus dedos...



Iori sentía el aliento de Kyo en su cuello, un escalofrío recorría su espina dorsal… “¿Cómo es posible que esto este pasando?” se pregunto el pelirrojo sin dejar de admirar el hermoso cuerpo del castaño, quería poseerlo, quería tenerlo en ese mismo momento… el deseo lo hacia temblar, lo estaba consumiendo



Kyo no paso por alto lo que los ojos del pelirrojo gritaban, exigían… a el, Iori lo quería a el… sonriendo atrapo los suaves labios del pelirrojo en un apasionado beso… comunicándole en esta forma que estaba de acuerdo, que le permitía tomar de el lo que quisiese… su vida si era necesario…



La danza de dos cuerpos entregándose, fundiéndose en uno solo para siempre pronto empezó a interpretarse… de la forma que siempre habían querido, no disfrazada de una pelea llena de odio, no con la consigna de matar o morir sino de amar y sentir…



El pelirrojo estaba ya dentro del cuerpo de su amado ojos avellanas… las gotas de sudor resbalaban por su cuerpo y el de su amante, lo estocaba con firmeza pero también con ternura, era su primera vez y no quería lastimarlo…



El castaño gemía suavemente cada vez que Iori arremetía en su interior, sus mejillas sonrosadas con intensidad, sus labios entreabiertos y sus ojos casi cerrados pero tratando de ver a su amante que estaba tras suyo




-Te amo… te amo Iori…- susurro muy despacio el heredero del clan del sol sintiendo como el pelirrojo seguía bombeándolo ahora con mayor rapidez haciéndolo gemir mas intensamente – ohhh ahhhh ohhhh ohh me gusta mmmm lida.. motto motto – gritaba extasiado con lagrimas de placer en sus hermosos ojos cafés…



- Suki da yo Kyo…- correspondió a su vez el chico de ojos amatistas – oremo suki da yo…- su corazón latía acelerado, no era posible que hubiera tanta perfección en ese momento, que sentir de la forma que lo hacían ya no les hacia daño, sólo se dejaban llevar…



Iori tomó el miembro palpitante de su amado y comenzó a masajearlo hábilmente sin detenerse un solo instante en su otra tarea dentro de su cuerpo, quería que disfrutara lo mas posible… hacerlo llegar a la cúspide del placer…



Un rato después ese tan esperado momento llego y Iori se vino dentro de Kyo al tiempo que este lo hacia sobre la mano del pelirrojo en medio de intensas exclamaciones de placer…



-Fue… fue increíble…- dijo el castaño aun con la voz entrecortada por la agitación – me gusto…



-Lo se – respondió el pelirrojo con algo de suficiencia – era muy notorio que lo disfrutabas- agrego con una sonrisita picara haciendo sonrojar al jovencito de nuevo- la forma en que te movías para que entrara mas…



-¡Oh cállate!- exclamo el chico abochornado - ¿Qué acaso en ningún momento puedes dejar de ser sarcástico?



-No lo estaba siendo Kyo, sólo digo la verdad- replico Iori a su vez mientras acallaba la respuesta del castaño con un beso y sus manos hacían lo suyo para lo que se llamaría coloquialmente una “segunda ronda”

´

-Oh… Iori ¿Otra vez?- inquirió el chico jadeando de placer con las intensas caricias de su amado, que no se molesto en contestar ya que estaba muy ocupado acariciando el sexo de su “enemigo” con la lengua… como si de una paleta se tratase… huelga decir en que terminó todo aquello…






Espero les haya gustado n_n besitos y dejen review please
Capítulo 8.CUANDO LOS CERDOS VUELEN... por firesexboy
Notas del autor:
Besos y abrazos y disfruten del capi
CAPITULO 8. CUANDO LOS CERDOS VUELEN…




Cerca de las diez de la mañana, el castaño despertó de lo mas hambriento, Iori extrañamente aun seguía dormido, ya que el siempre se levantaba antes que Kyo y preparaba el desayuno para ambos.


-¡Iori… Iori despierta!- le decía el castaño al pelirrojo moviéndolo con tanta insistencia que poco le faltaba para tirarlo de la cama


-¿Qué rayos pasa?- gruño Yagami poniéndose la almohada en la cabeza


-Tengo hambre… - le dijo el castaño – levántate y hazme algo de comer – dijo con voz imperativa sorprendiendo al pelirrojo


-¿Disculpa? ¿Y solo por eso me despiertas?- pregunto con fastidio pensando en que lo tenia demasiado consentido- pide una maldita pizza- le dijo y se envolvió en las sabanas de nuevo.


El futuro líder del clan Kusanagi lo miró con un gesto de enojo


-¡Yo no quiero pizza!- exclamo enfadado golpeando el piso con el pie. Esto le causo gracia a Iori


-Pues entonces ve a ver si hay algún cerdo volando y aprende a cocinar- le dijo con sorna soltando una sonora carcajada


- Si no me das de comer en este momento me marcharé – replicó el castaño con un gesto desafiante


- ¿No me digas?- preguntó el pelirrojo sin ocultar su diversión - ¿Y a donde irás? ¿Le contarás a tu papi Saisyu donde has estado los últimos dos meses? ¿Y le dirás también lo que acabo de hacerte?- el sarcasmo era obvio y el rostro de Kyo enrojeció de coraje


“¿Acaso esta insinuando que le tengo miedo a mi padre?”
“Tiene toda la razón”


-Pues entonces… si no te levantas y me das de comer no voy a dejar que me toques- lo amenazó- nunca mas



Ante esto el pelirrojo aventó las sabanas a un lado sin importarle que estaba desnudo y se puso frente a Kyo con un gesto que amedrentaba a cualquiera… haciéndolo sentirse mas pequeño… y arrepentido de lo que había dicho sin pensar


-¿Te atreves a condicionarme maldito bastardo!- Kyo tragó saliva y dio varios pasos hacia atrás asustado por la expresión de Iori


-Yo… yo… yo no…- trató de explicar el castaño


- ¿Tú no has aprendido quien manda aquí ne? – Le dijo tomándolo del brazo con brusquedad – ¡Que pena que sólo entiendas por las malas! – dicho esto lo giro y le dio dos nalgadas


-¡Ay… ay!- exclamó el chico bajando la mirada como si fuese a ponerse a llorar pero


-Y ni se te ocurra ponerte a lloriquear porque te va peor- le advirtió – y desde hoy aprenderás a cocinar – sentenció con un gesto mas serio del habitual


El chiquillo asintió con la cabeza y bajo la mirada mientras el pelirrojo lo conducía a la cocina…


-Mira… se hace así- le explicaba pacientemente para total asombro del castaño, quien no mucho tiempo después al menos aprendió lo básico en cuanto a cocinar se refiere, no lo hacia tan bien como Iori pero así no moriría de hambre si el pelirrojo tenia que salir…
Capítulo 9. NO, ÉL NO SERÍA CAPAZ por firesexboy
Notas del autor:
Bueno aqui las cosas se complican... las verdades salen a flote.

-¡Ay que genio!- se quejó el rubio- si supieras lo que yo sé – dijo viéndose las uñas que recién le habían arreglado- no me tratarías así…

-¿Y por que habría de importarme a mi lo que tu sepas?- inquirió el pelirrojo con desdén sin molestarse en volverse a verlo.

-Porque se trata de tu amado Kyo- dijo el rubio cambiando el tono de voz dulce a uno incisivo mientras acariciaba sus cabellos largos con los dedos
CAPITULO 9. NO, ÉL NO SERÍA CAPAZ






Iori llego a su camerino, luego de un concierto, estaba cansado pero se sentía feliz, cuatro presentaciones más y podría estar con su Kyo… con su amado castaño.
Tenía casi un mes sin verlo pero en una semana ya podría besar esos labios que lo enloquecían, lo que hubiese dado porque el chico pudiese acompañarlo, pero simplemente era imposible, se arriesgarían demasiado a que se descubriera su romance…

Una voz amanerada que reconoció de inmediato lo hizo salir de sus cavilaciones y voltear a ver al chico que ya tenia rato de estarlo esperando

-¡Hola Iori! – lo saludó mientras se acercaba a él contoneándose provocativamente. Yagami resopló fastidiado


-¿Cómo entraste aquí?- le preguntó con frialdad

-Nunca subestimes a un fanático tuyo!- dijo el rubio con una sonrisa - ¿Me darías un autógrafo?- le pidió mostrándole su último disco

- No acostumbro dar autógrafos…- gruño el pelirrojo de mal humor- lárgate de aquí- le dijo dándole la espalda

-¡Ay que genio!- se quejó el rubio- si supieras lo que yo sé – dijo viéndose las uñas que recién le habían arreglado- no me tratarías así…

-¿Y por que habría de importarme a mi lo que tu sepas?- inquirió el pelirrojo con desdén sin molestarse en volverse a verlo.

-Porque se trata de tu amado Kyo- dijo el rubio cambiando el tono de voz dulce a uno incisivo mientras acariciaba sus cabellos largos con los dedos

Iori Yagami se volvió a verlo con evidente interés y cierta burla en sus ojos

-¿Qué puedes decirme tu de Kusanagi que yo no sepa?- le preguntó con sarcasmo

-Mira Iori…si yo vine hasta acá es porque te considero mi amigo

-Que yo sepa tu amigo es Kusanagi no yo- replicó el pelirrojo con una mirada helada

-Es que… bueno aunque Kyo sea mi amigo… no estoy de acuerdo en lo que te esta haciendo- le dijo el rubio como si le costara trabajo soltar su veneno


-¿De que rayos me estas hablando!- inquirió el joven líder de clan de la luna acercándose al rubio y apretándolo contra la pared - ¿Qué es lo que Kyo me esta haciendo!


- ¡Ay!- se quejó este pensando en si el pelirrojo siempre era así de violento como Kyo podía vivir con él- Suéltame… o no te digo nada- trató de negociar

-¡O me dices lo que sabes o te mueres!- le dice Yagami con furia ahora apretando ahora su estilizado cuello

-¡Esta bien te lo dire!- lloriqueó el rubio con ojos lacrimógenos –pero… si no … me suel…tas.. no puedo hablar…

Iori lo deja caer al suelo y lo mira inquisitivo, el maldito rubio había conseguido su atención, sin embargo esa mirada que ahora tenía el pelirrojo significaba peligro…


Benimaru se sobaba el cuello mientras miraba al pelirrojo con un dejo de rencor, sin embargo Iori no estaba para esperar y lo puso de pie de un movimiento


-¡Habla de una vez y mas te vale Nikaido que no sea una de esas bromitas que acostumbras…!- sentenció el pelirrojo- ¡Porque de ser así te juro que lo lamentarás!


-Bien… pues… esta bien… ¿puedo sentarme?- inquirió el rubio caminando hacia un sillón que había en el camerino


-No-dijo Iori con sequedad- ¡Di de una maldita vez lo que tengas que decir y te largas!


Benimaru lo miro con ojos de enojo… sin embargo su expresión se suavizó de inmediato
Lo que le diría a Iori cambiaria su actitud…


-¿Recuerdas la fiesta de cumpleaños de Bogard?¿aquella en la que coincidimos Kyo, Shingo, tu y yo?-inquiere con una sonrisita de revista


-Ve al grano Nikaido… que se me esta acabando la paciencia… tu dijiste que Kyo me estaba haciendo algo y quiero saber que es-comienza a acercarse peligrosamente al rubio que retrocede asustado


-Es que… lo digo porque tiene mucho que ver… ahí fue donde comenzó todo…


“Un…momento… en esa fiesta...” la mente de Yagami comenzó a reunir fragmentos de sus recuerdos


FLASH BACK

//- ¿Por qué tan solo Yagami? -♥♥♥ preguntó galante clavándole la mirada y sonriendo levemente.


- Nan da kana? (qué pasa) - ☻se preguntó el pelirrojo extrañado por la actitud de Kyo.


- Sólo vine a hacerte compañía - ♥ Iori se acercó a Kyo tomándolo por la barbilla. Parecía que iba a besarlo. El corazón del castaño se acelero y su rostro ya sonrosado enrojeció aún más cuando lo tuvo a pocos centímetros.


- Kusanagi... estas ebrio... - dicho esto lo soltó con cierta brusquedad - no me hagas golpearte.


- Ebri..o yo...? - preguntó el castaño - ¿por qué dices eso? - completó casi después de un minuto.


- Sólo un ebrio podría tratar de seducirme con frases tan “estúpidas” como las que acabas de utilizar - respondió seriamente dándole la espalda. Kyo abrió mucho los ojos por la sorpresa y se sonrojó...//

FIN DEL FLASH BACK



“¿Esa cena… el llamar a la radio… su persistencia…?” el pelirrojo tenia un inconfundible gesto de desconcierto en el rostro que de inmediato disfrazó al voltear a ver a Nikaido

-Mira Iori y que quede bien claro… que yo trate de disuadir a Kyo para que no hiciera lo que hizo… le dije que las apuestas no eran buenas y no me hizo caso….

Iori sacudió la cabeza levemente y clavo sus amatistas fijamente en el rubio

-¡Habla ya!-lo urgió

-Bueno… pues… resulta que Kyo… dijo que para vengarse de todo lo que tu le habías hecho durante tantos años… no había mejor manera que… haciéndote comer de su mano… hacer que te fijases en el… y luego… mandarte al.. muy lejos me entiendes?

El pelirrojo palideció mientras las palabras entraban en su mente por más que no quería oírlas

-Yo te cuento todo esto por el aprecio que te tengo…-siguió Benimaru – Pues aunque Kyo sea mi amigo…


-No te creo nada- dijo Iori azotándolo contra la pared- Lárgate de aquí Nikaido! Y no quiero que te vuelvas a cruzar en mi camino!

Le suelta y da la espalda

-Si no me crees pregúntale a Kyo! ¡Pregúntale por la apuesta en la fiesta de Bogard a ver si se atreve a negarlo, que apostó a conquistarte!

-¡LARGATE!-exclamó el pelirrojo con tanta fuerza que hasta los cristales de las ventanas vibraron y entonces si Benimaru sale corriendo de allí asustadísimo
Capítulo 10 SÓLO FUE UN JUEGO por firesexboy
Notas del autor:
Al fin Iori confronta a Kyo, ¿Que pasará?
Capítulo 10 SÓLO FUE UN JUEGO



Iori le dio un fuerte un golpe a la pared… “No… no… él no… sería capaz” “Fingir… ¿para que fingir por tanto tiempo?” sus pensamientos lo atormentaban… no podía con la espera… no podía esperar una semana para aclarar sus dudas… mañana a primera hora hablaría con Kyo y que la gira se fuera al demonio.

Al día siguiente temprano por la mañana, Kyo Kusanagi estaba dormido en el sofá, la noche anterior estuvo viendo por televisión abierta el concierto de Iori y ya no tuvo ganas de irse a la cama…

“¿Humm? ¿Qué diablos es ese ruido?” se pregunta abriendo los ojos, pues provenía de la puerta de la entrada “¿Ladrones…? bah… se metieron a la casa equivocada” pensó con una sonrisa pues les daría una lección… solo que entraran y ya se las verían con él pero… quien entró por esa puerta no fue un ladrón sino Iori…

-Pero… ¿Qué haces aquí!- exclamó Kyo asombrado pero sin ocultar que la sorpresa le había sido agradable… pues corrió a abrazar al pelirrojo, sin embargo este no lo dejo, se movió a un lado y Kyo ya se iba a estrellar con la puerta – Pero… ¿Qué demonios te pasa!- exclamó molesto el castaño… pero de pronto su expresión se volvió amarga mas que de enojo… - Ya entiendo… te has cansado ne? Te has cansado de llegar a casa y tener al mismo amante… quizás conociste a alguien en tu gira- dice apretando los puños – Con lo fácil que es para ti… yo no se porque me extraña… a ti que te encanta apostar a nuevas presas…- dijo Kyo

-¿Y a ti Kyo no te gusta apostar?- pregunta Iori abriendo la boca por primera vez desde que llegase- contéstame porque tu amigo Nikaido me dijo cosas muy interesantes sobre una apuesta… una apuesta en casa de Bogard…

Kyo palideció… no, aun no estaba preparado para hablar sobre eso… pero ¿algún día lo estaría?

-Bogard? En casa de Bogard?- pregunta nervioso interrumpiendo el ojos avellanas

-Así es Kyo… y quiero saber si eso que me dijo es verdad…- exigió clavando en él sus ojos amatistas atrapándole contra la pared apretándole los antebrazos

-Iori… yo… quería contártelo, lo siento… lo siento mucho- dijo el castaño viendo a los ojos del pelirrojo con temor. Este le soltó dándole la espalda y Kyo se sintió terrible, había lastimado al pelirrojo… debió ser franco con el desde que se dio cuenta de que algo sentía por el… ahora no sabia si estaba dispuesto a escuchar una explicación.

“¿Cómo pude creer… como pude ser tan idiota?” se preguntaba el pelirrojo tragándose sus lagrimas… queriendo morir en ese momento escuchando la lluvia caer afuera…

-Iori tienes que escucharme…- le dice Kyo sin obtener respuesta- te amo… de verdad yo te amo…

Lluvia

No me digas nada, lo sabía…
Que nuestro romance acabaría…
No me digas nada,
No quiero más palabras
Porque aun siendo tuyas me lastiman…

No me digas nada y márchate…
No llames amor a tu hipocresía…
No me digas nada,
El tonto aquí he sido yo
Me dañaron, rosa, tus espinas…

Lluvia,
Tus besos fríos como la lluvia
Que gota a gota fueron enfriando
Mi alma, mi cuerpo y mi ser…
Lluvia,
Tus manos frías como la lluvia
Que día a día fueron enfriando
Mi ardiente deseo en mi piel…

Ahora tengo que olvidar
Ahora tengo que escapar de tu recuerdo
Y tratar de ser feliz con otra…
Que no me trate como tú
Y que me ame como tú… nunca amarás

No me digas nada y marchate
No llames amor a tu hipocresía…

Lluvia, tus besos…
Lluvia, tus manos….


Se acercó tras Iori y le abrazó por la espalda… pero entonces el líder del clan Yagami comenzó a carcajearse fuertemente y se volvió a ver al castaño a quien no solo se le veía un rostro de confusión sino…


-Oh vamos Kusanagi… ¿Por que esas lágrimas?- pregunta con una sonrisa mientras Kyo se separaba de él incrédulo - ¿No te parece hasta liberador…? ¿O… es que acaso pensaste que a mi… jajaja por favor! Sólo me ayudaste a quitarme el cargo de conciencia… pues yo venia a decirte que esto se terminó

-¿Que…? Pero si yo… yo… pensé que tu me…

-Jajajajaja ¿Qué te amaba? Esto sólo ha sido un juego para mi… pero aunque me la pase bien… hay que admitirlo… eres buen chico en la cama… ya me estaba aburriendo de tener que ver tu cara cada mañana… y bueno, márchate ahora mismo porque espero a alguien… a menos claro que desees conocer a mi nuevo amante…- agrega con un dejo de burla

Las lágrimas inundaron los ojos del líder del clan del sol al mismo tiempo que trataba de darle un golpe a Iori, golpe que este detuvo

- ¿Golpes ahora? ¿Pero que no ves que estamos a mano? ¿Ambos jugamos con fuego no? – Inquiere Iori con tono irónico- sólo que yo jamás me quemo…

-¡Te odio! – le grito Kyo quien así en piyamas tomo las llaves de su motocicleta y salio de ese departamento “Todo… todo fue mentira” se torturaba mentalmente… manejaba como un demente, no le importaba nada en ese momento… “Ese maldito se burlo de mi… él… si él no hubiese dicho que me quería… yo no habría seguido adelante con esto… y nada habría pasado…”

En cuanto escucho la moto del castaño arrancar Iori arremetió contra todo el lugar rompiendo todo cuanto estaba a su paso

“¿Que pretendía con esas lagrimas de cocodrilo?” “¿Verme la cara de idiota otra vez?” se preguntaba el pelirrojo mientras quemaba la cama, esa que habían compartido los últimos meses… tomó el portarretrato con la foto de los dos y lo aventó contra la pared “Que estúpido fui al confiar en él… pero nunca mas….”

-¿Nunca mas me oíste!- lagrimas silenciosas salieron de sus ojos…- sólo fue un juego… sólo eso…- murmuraba tratando de convencerse a si mismo de que esa era la verdad

Kyo se iba calmando poco a poco… su furia fue trasladada ahora hacia Benimaru… “Tal vez y lo que dijo Iori fue sólo porque estaba enojado… porque Benimaru le contó eso… toda la culpa es de él” pensó enojado dirigiéndose a la casa de su “amigo”.
Capítulo 11 HUYENDO por firesexboy
Notas del autor:
Cuando el dolor nos rebasa el lìmite de tolerancia lo único que nos queda es huir...
CAPITULO 11 HUYENDO


Kyo llegó empapado a casa de Benimaru, se debatía entre tocar o no la puerta, aunque venía con toda la intención de reclamarle de pronto se sentía sin fuerzas. Al final sólo se acercó y tocó el timbre una sola vez. “No se que estoy haciendo aquí…” se dijo a sí mismo “como si hubiera alguna solución para esto” da la media vuelta para marcharse pero en ese instante el rubio abre

-¡Kyo! ¡Has venido a verme!- exclama corriendo y haciéndolo entrar.

-¿Por qué…?- la mirada de Kyo se nubla- ¿Por qué se lo dijiste!- exclama apartando a su amigo que le había abrazado mirándole con odio
-Kyo… yo… yo no le habría dicho nada… nada de no ser porque…- se queda callado pensando en como excusarse, no le gustaba la mirada que el castaño le dirige

-¿Qué! ¡Habla de una maldita vez Benimaru Nikaido!- exclama Kyo ya sin paciencia sacudiendo a su amigo

-¡ÉL TE ESTABA ENGAÑANDO!- grita el rubio y Kyo lo suelta tratando de recuperar el aliento ante esta revelación, tenía la esperanza que todo lo que había dicho Iori fuera producto del coraje por enterarse de la apuesta…
Benimaru agacha la cabeza, lo que acababa de decir destrozó aun más a su amigo pero ya no podía desdecirse.

-Yo no quería que pensara que podía engañarte, así que le hice saber que tú lo engañaste primero…- continua intentando tranquilizarse con la idea de que Iori igual nunca perdonaría al castaño.

-¿Con quién?- pregunta el heredero del clan Kusanagi con un tono de voz peligrosamente bajo- Dime con quién me engañaba- se abraza a si mismo

-Eh… pues- Benimaru – creo que tú le conoces… es rival de Iori… se llama Yashiro Nakase.

-Ya… bueno yo me voy- dice el castaño mordiéndose el labio inferior “y ahora… ahora que voy a hacer?” se pregunta “no… no quiero quedarme aquí… no quiero volver a verlo nunca” piensa

-Kyo… al menos quédate hasta que la lluvia pare- le pide el rubio al tiempo que le pasa una toalla ayudándolo a secarse- ¿vas a ir a casa de tu padre ne?

-Iya…- responde- Me largaré de esta maldita ciudad- se levanta- Y tú, aún me debes lo de la apuesta- le dice viéndolo fijamente

-Seguro… vamos a un taller y allí-empieza a hablar

-Quiero el efectivo- dice el castaño interrumpiéndole- ¿sabes de alguien interesado en una motocicleta?- le pregunta

-No… no vas a vender tu moto…- dice sorprendido e incrédulo, sabía lo que su amigo quería esa cosa.

-Lo haré, tendré una nueva vida lejos de aquí, lejos de todos…- dice aunque lo que piensa es: “Lejos de Yagami”

-Pero… ¿a dónde irás? – pregunta Beni todo compungido, no quería que su amigo se fuera lejos.

-No lo sé- dice pero lo mira con cara de “no te lo pienso decir”
Kyo pasa la noche en casa de Benimaru, aunque tampoco pudo dormir al menos no se resfrió.

El pelirrojo mira alrededor de sí, no había nada ya en ese departamento que no hubiese hecho pedazos “no… no es esto lo que quiero hacer pedazos” su mente le muestra una imagen de Kyo cubierto de sangre y esto le evoca una sonrisa maligna “Kusanagi… te mataré” piensa y con esta consigna retomada del pasado sale de las ruinas del que fue su nido de amor en busca de venganza.

Kyo mira por la ventanilla del autobús como la ciudad se iba quedando atrás así como sus sueños y el amor que llegó a sentir (y aun sentía) por el pelirrojo. El movimiento le arrulla y poco a poco se va quedando dormido.

El celular suena insistentemente, Iori responde de mala gana, se trataba de su manager, le pedía que regresase de inmediato a cumplir con la gira porque si no le iban a demandar por incumplimiento de contrato. “La venganza es un platillo que se come frío” se dice al tiempo que decide esperar para desquitarse del castaño sin saber que éste ha decidido desaparecer.

-Joven… joven ya hemos llegado – le dice el conductor del autobús a un joven castaño que se había quedado profundamente dormido.

-Gomen nasai…- dice al tiempo que se levanta- me quede dormido… arigatou- agradece al chofer antes de bajar del autobús con una pequeña mochila colgando de su espalda, mira con detenimiento el letrero iluminado de la central de autobuses “Bienvenido a Sapporo, Japón” –En hora buena…- suspira cansinamente pues empieza a nevar y el no tiene donde pasar la noche.
En unos días daría inicio del Festival de la Nieve de Sapporo(さっぽろ雪まつり Sapporo Yuki-matsuri?),festival popular realizado anualmente en Sapporo, Japón durante una semana en el mes de febrero.
-A él no le gusta la nieve… jamás vendría por aquí- susurra para sí, se sentía seguro en ese lugar, era perfecto para esconderse.
Notas finales:
Intento terminarla y no se sí la deje peor! :D XD
Capítulo 12 En la soledad... por firesexboy
Notas del autor:
En la soledad uno puede reflexionar y ver las cosas en su justa medida
Capitulo 12. En la soledad…

A Kyo no le fue fácil ser independiente, era un joven orgulloso a quién su padre había mimado demasiado y el dinero que Benimaru le había dado por la apuesta se agotaba día con día. “¿Cómo es que llegué a esta situación?” se pregunta cada vez que de nuevo sólo puede comer ramen instantáneo debido a que no encuentra un trabajo que le permita comer algo mejor y la conclusión a la que llega es la misma “Todo es culpa de Yagami” se dice con rabia pero una vocecita en su interior que siempre pretende ignorar le dice lo contrario, que la culpa es suya, que nadie le mandó a ir a ofrecérsele al pelirrojo para vengarse y después terminar enamorado como nunca lo había estado de ninguna chica. Después de casi un mes consiguió trabajo como dependiente de una tienda de ropa para caballeros.


Iori no podía creer que el imbécil de Kyo pudiera desaparecer sin dejar rastro, él que siempre había sabido todos sus pasos era incapaz de encontrarlo, de ese modo no podía matarlo retorciéndole el cuello como había planeado. Sentado en el sofá de su estancia, en su nuevo departamento bebía una cerveza tras otra, esperando que en algún momento le hicieran efecto. Los recuerdos se agolpan en su memoria como serpientes, esperando morderle… “Hay algo que no concuerda…” piensa “incluso tratándose de la venganza más cruelmente planeada Kusanagi dejó que yo lo poseyera… era su primera vez con un hombre, de eso no tengo ninguna duda, ¿Por qué lo llevó tan lejos? ¿Será que aunque sus intenciones no fueron honestas al principio él llegó a sentir algo por mí? Y si así fuera cuando yo le dije que sólo había sido mi juguete… él si parecía triste” enfadado tira la cerveza.


-Maldito alcohol, me hace pensar puras estupideces – dice el pelirrojo al tiempo que se levanta y sale a la cochera viendo que ya era de noche – deberías tener ya dos meses de muerto maldito – le dice a la moto que lleva un sol como adorno – incluso dejaste tu amada motocicleta… ¿acaso huyes de mí Kusanagi? ¿La dejaste para que matara a otro pensando que eras tú?- dice recordando cómo había perseguido a un pobre diablo que la había comprado y por poco lo incinera con todo y moto, si no hubiese sido porque no conducía la moto como Kyo ese hubiera sido su destino.


El castaño estaba cerrando la tienda cuando un ataque de estornudos le sacude – ¡Achú! Alguien debe estar hablando de mí – dice para sí al tiempo que emprende el regreso a la habitación que estaba alquilando en una pensión. En la soledad de su habitación el recuerdo de las caricias del pelirrojo le atormentan. “Me siento tan solo… tan perdido sin él, creo que yo no tengo su suerte, la suerte de no quemarme al jugar con fuego” – Aunque… yo no fui un inocente tampoco…- dice el castaño por primera vez admitiendo que él también tenía culpa de lo que había ocurrido – yo creo que tampoco hubiera reaccionado bien pero… si él me engañó con otro…- enojado se tapa la cara con la almohada, estaba celoso- ahora hay otro en tu habitación… tú que decías que querías estar conmigo siempre…- lágrimas salen de sus ojos sin que lo pueda evitar.


El celular de Iori suena y éste mira el número antes de contestar. – Así que tenemos un compromiso con los patrocinadores…- suspira- ¿En dónde?- pregunta con un dejo de fastidio - ¿Qué? Olvídalo yo no voy a ir a Sapporo por nada del mundo, odio la nieve así que ni hablar- replica el pelirrojo pero el manager insiste tanto que acaba por convencerle – será la primera y última vez que me hacer ir a ese lugar- dice antes de colgar el teléfono – Tch… lo que uno tiene que hacer por tener un manager incompetente.


Una semana después Iori está arriba del avión de camino a Sapporo. Va de muy mal humor como era de esperarse, humor que empeora cuando baja del avión y en ese lugar parece estar helando.


- ¿Qué no es abril?- murmura de mala gana, antes de bajar el piloto había dicho que estaba a menos de 4 grados centígrados – como odio este lugar – dice pensando que no había traído un abrigo lo suficientemente grueso – tendré que ir a comprarme ropa – le dice a uno de sus compañeros de la banda.


-Oh, yo conozco un buen lugar, mira aquí tengo la tarjeta – dice sonriendo pero Iori no corresponde a la sonrisa, sólo toma la tarjeta y se aleja en cuanto le dan su pequeña maleta de viaje, sin esperar a ninguno toma un taxi y le pide que lo lleve a esa boutique de caballeros.


Iori abre la puerta del lugar y busca con la mirada algo que le convenciera, el anfitrión se acerca a él con una sonrisa desde lejos pero el pelirrojo ni lo voltea a ver, está demasiado concentrado en el propósito que lo llevó a esa boutique, comprar un abrigo… con todo y el gorro, guantes y orejeras que traía estaba muerto de frío.


-Caballero ¿le puedo ayudar?- pregunta cortésmente, sin acosarle pero acortando la distancia.

El pelirrojo voltea a verle fijamente evaluando a esa persona, por un momento su olor le había recordado a Kyo, pero se trataba de un hombre mayor. “ya lo veo en todas partes” piensa exasperado.


-¿Caballero? ¿Se encuentra bien?- pregunta el vendedor extrañado por su reacción

- Necesito un abrigo- dice con seriedad el pelirrojo

- Por supuesto, hace bastante frío... ne?- dice el hombre tratando de hacerle algo de plática.

-Hn- es lo único que sale de su boca.


El vendedor suda una gota “es difícil hablar con esta persona” piensa sonriendo e indicándole el lugar donde estaban los abrigos.


-Si gusta puede probarse el que le guste- le invita pero éste parece indeciso.

-Quiero ver como se ven puestos- dice el pelirrojo que entre tanto no veía fácil decidirse.


-Entiendo… pero…- iba a decirle que no tenía ningún empleado de su talla pero de pronto recuerda algo- ¿sabe qué? Quizás yo no tenga su complexión pero tengo un chico que seguro le puede hacer justicia a esos abrigos, le llamaré para que se los modele y usted pueda elegir. Permítame un momento.


-Bien- dice sentándose en la pequeña sala de recepción, allí ve en un perchero del mostrador unas llaves que le llaman la atención, tenían un llavero en forma de solecito. “A este paso me voy a volver loco” piensa chasqueando la boca “todo me lo recuerda, es irritante que un viejo tenga su olor”


El anfitrión del lugar va a buscar al chico que modelaría los abrigos para ese cliente tan especial, era Iori Yagami, le había reconocido y además sabía que su música era del agrado de su empleado porque más de una vez lo había visto escuchando sus canciones, sería una grata sorpresa para el chico.



-¡Ey gaki (mocoso)! Tengo trabajo para ti, deja eso ya- le dice y éste voltea aliviado al verle


-Sí, al fin… prometo ya no dormirme en el mostrador- dice mostrándole todos los dientes en una sonrisa.
Notas finales:
Espero les guste, tengo la firme convicción de terminar esta historia y las otras que tengo pendientes
Esta historia está almacenada en http://www.slasheaven.com/viewstory.php?sid=19881