¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +

Prefacio

Bucky Barnes avanzó con rapidez entre los sonrientes bailarines y se acercó a Steve, este lo miró con una sonrisa y había girado para saludarlo cuando la mano de Bucky impactó directamente contra su mejilla, girando su cabeza hacia un lado. Todos en el salón se quedaron en silencio, mirando con incredulidad lo que había sucedido.

-¡¿Cómo te atreves a estar aquí?!-le siseó con furia, Steve tenía una mano en su mejilla y sus ojos azules estaban ensanchados.

-Bucky ¿qué...?

-¡¿Cómo te atreves a estar aquí con los demás en esta reunión después de lo que hiciste?!-Steve palideció aún más. Bucky sabía.

-Yo...

-¡¿Es que acaso no tienes vergüenza?!-dijo con enojo, fulminándolo con la mirada. 

-Bucky...

-Siento asco de la gente como tú-escupió con veneno-, esas personas que son tan hipócritas como para fingir lo que no son, como para dañar y hacerse las víctimas cuando no lo son. Siento asco de tí, Steve Rogers, no eres la persona que pensé que eras-dijo con los dientes apretados y Steve se sintió mareado, las palabras acumulándose en su boca sin poder decírlas. Había perdido a Bucky.

Capítulo 1: El grupo de oro

Steve compartía cuarto con Sam, el chico era muy extrovertido y parecía conocer a todas las personas de la academia. A Steve le caía bien, era amable con él y le enseñaba como funcionaba el lugar. Su otro compañero era Clint Barton quién también paraba bastante con ellos, haciendo chistes y fastidiando a las chicas menos a Natasha, claro. La pelirroja era una persona que daba miedo, podía ser coqueta y sarcástica pero si te ponías en su lado malo, pues... sálvese quién pueda. María era más reservada, siempre tenía su teléfono cerca y era una excelente bailarina, Natasha y ella competían constantemente en sus prácticas de ballet. Wanda y Pietro eran otra cosa, los hermanos casi nunca hablaban de su familia pero sí les contaban acerca de su tutor legal, Charles Xavier, quién al parecer era un hombre maravilloso. Steve había sido acogido en el grupo con facilidad, lo habían hecho sentirse integrado con todos ellos y el rubio se sentía muy feliz.

Luego estaba Bucky. Steve nunca se había sentido tan atraído hacia otra persona en su vida, había tenido apenas dos clases con el castaño y Sam había tenido que despertarlo de su ensoñación antes de que se pusiera a babear dónde estaba parado. En esta primera semana había aprendido que el castaño solía vivir solo con su madre que era enfermera, su padre era militar y murió en Afganistán hace cinco años; su madre volvió a casarse y con su nuevo padre llegó Natasha, que era hermanastra de Bucky, ambos se llevaban muy bien por lo que Steve sabía, ambos se trataban como familia y se habían aceptado en la familia desde el principio. Bucky era una persona divertida, sarcástica, se preocupaba por todos y siempre hacía sus clases lo más dinámica que pudiera, sus pasos de bailes eran increíbles y aún no había podido escucharlo cantar pero estaba seguro que caería aún más enamorado cuando lo escuchara. Su otra tutora era Sigyn Odinson, la chica era muy activa, casi parecía saltar con la energía que tenía dentro, sus alumnas favoritas eran las chicas, claro, a las que le daba sus lecciones de ballet. Sigyn venía de una familia poderosa y eso era lo único que Steve sabía, los demás no hablaban mucho de eso. Al final estaba él, el último tutor, Loki Laufeyson o su competencia, como lo llamaba en su cabeza. Loki era la estrella prometida en la academia, todos lo adoraban, era el cantante principal y quién sabían que tendría mucho éxito cuando saliera de aquí. Nadie sabía nada de la familia de Loki, excepto los tutores y Natasha pero ella no iba a decir ni una sola palabra al respecto, diciendo que no era asunto de ellos. Loki era una persona muy inteligente y perceptiva pero por alguna razón, su percepción no le servía de nada cuando se trataba de Bucky, el tipo estaba totalmente en la oscuridad acerca de Bucky y no es que el castaño sea exactamente discreto, sonriéndole todo el tiempo y buscando tocarlo pero el moreno no notaba nada. Steve iba a aprovechar eso.

-¡Steve, despierta! ¡Tenemos clase con Sigyn!-Steve soltó un gruñido y se levantó a prepararse para el nuevo día. La castaña los estaba preparando para lo que sería su actuación del mes, que según ella, era muy importante. Sam le había contado que era en las presentaciones de mes el lugar dónde defendías tu posición, si tu actuación no estaba a la altura de lo que era el grupo de oro, entonces los tutores solicitaban tu cambio. Solo los mejores, los que eran estrellas seguras, seguían en ese grupo. Steve se sentía nervioso, él había dado una entrevista para entrar aquí, cantó y fue ubicado en este lugar, siempre le habían dicho que cantaba bien pero él no lo había creído hasta que entró aquí. 

-Los principios del grupo de oro son el canto, la actuación y el baile. Cuando se trata de ser una estrella, estos tres elementos están estrechamente atados, no puede existitr el uno sin el otro y la persona que lo controle, será una estrella por seguro. Ahora, trabajaremos con la actuación-dijo y los hizo formarse en círculo, era un ejercicio de acto sencillo, simplemente poner la cara según la emoción, representándola lo mejor que pudieran. Natasha fue la que ganó al final y Sigyn estaba muy contenta con ella. La castaña le dijo que debían practicar sus gestos delante del espejo, siempre intentando mejorarlos. Todo el grupo decidió salir a comer después de sus clases, estaban haciendo todo un escándalo mientras avanzaban por los pasillos, riéndose de una y tantas cosas. Steve se sentía a gusto aquí, el grupo lo había hecho sentir integrado desde el principio y jamás se había sentido tan feliz de estar en un lugar. El grupo tomó una gran mesa de la cafetería, conversando ruidosamente entre todos, alrededor de ellos habían varios alumnos más y sonaba música por todos lados, todo era tan caótico pero Steve nunca había amado más el caos. Las puertas de la cafetería se abrieron nuevamente y Loki, Sigyn y Bucky entraron, sentándose en una mesa lejana con tres personas más. Una era una chica alta y rubia, sus ojos eran verdes y su sonrisa afilada, Amora, le había dicho Clint. Al costado estaba una chica idéntica a ella excepto por el cabello rojizo; Lorelei, la gemela de Amora. Al final había un chico de cabello oscuro y facciones duras, su nombre era Víctor. 

-Son los tutores del grupo de plata-le contó Natasha, mirando hacia allá-Víctor, Amora y Lorelei fueron los segundos detrás de Bucky, Sigyn y Loki por eso que entrenan a ese grupo, hay una sana rivalidad entre todos ellos ahora que no tienen que competir pero solía ser terrible. 

-¿Por qué?-preguntó Steve.

-¿No lo sabes?-dijo Clint, alzando las cejas luego se juntó más para poder susurrar, Steve se inclinó para escucharlo-Los grupos de plata serán el reemplazo de alguno de nosotros si fallamos en las presentaciones mensuales, se supone que el grupo de oro tiene que mantener cierto status, tienen que mantener cierto nivel o son reemplazados por ellos. Sus tutores les exígen al máximo para que puedan llegar a este grupo.

-¿Entonces se puede perder la posición en el grupo?

-De una manera muy fácil-asintió Clint, Steve se sintió preocupado ¿Qué tal si no podía lograr resaltar en las presentaciones? Steve sintió que su humor había bajado después de eso, no podía dejar que lo bajaran de grupo, no tendría ni una sola oportunidad con Bucky si no estaba en su mismo grupo. No. Él iba a pasar todas las pruebas a como dé lugar, se dijo firmemente y giró a mirar al castaño por un momento, supo dentro de él que valdría la pena el esfuerzo.


-¿Qué estás haciendo?-preguntó Bucky, poniendo su barbilla sobre el hombro de Loki, este sonrió sin girar.

-Pintando-contestó, recargando su pincel con pintura azul y siguiendo su trabajo.

-Se ve muy bien-sonrió Bucky admirando el cuadro.

-Aún no está terminado, no seas halagador-le reprochó juguetonamente Loki, Bucky se rio suavemente, cerrando brevemente los ojos y aspirando el aroma de su amigo-¿No tienes más clases?

-Sí, en diez minutos comienza.

-Vas a retrasarte-le dijo con diversión, pasando un poco de verde esta vez.

-No lo haré-replicó él con calma, concentrado en mirar el cuadro, parecía un retrato, el rostro no estaba definido pero Loki estaba trabajando intensamente en los ojos-¿A quién pintas?-preguntó con curiosidad.

-A tí-respondió Loki con simpleza, Bucky sintió que su corazón se disparaba y empezaba a latir alocadamente-Eres un muy buen modelo.

-Oww, solo dí que me amas y ya-Loki se rio y le dio un pincelazo en la nariz.

-Tonto-le dijo, volviendo a girarse, Bucky le sonrió con calidez aunque él no pudiera verlo y se limpió ausentemente la pintura-Anda ve yendo a clases, debes enseñarles a ser puntuales siempre.

-Lo sé, lo sé-dijo el castaño, rodando los ojos luego se inclinó y le dio un beso en la mejilla, Loki sonrió y se apoyó ligeramente en él-Te quiero.

-Yo también, tonto, eres mi mejor amigo-Bucky tragó ante esas palabras, si tan solo Loki supiera que él quería ser más, mucho más... Bucky le acarició suavemente el cabello y se obligó a sí mismo a marcharse. Nunca había sido bueno ocultando sus sentimientos pero Loki parecía estar siempre despistado sobre él, nunca notando nada cuando estaba bastante seguro que todos los demás si lo sabían. Bucky no se decidía a decírselo de frente, en ese sentido era un cobarde, tenía miedo de perderlo, de que se alejara con él o de que no le correspondiera, no estaba seguro de qué lo dañaría más. Bucky caminó por los pasillos de la academia, pasando por los demás salones y llegó al lugar donde sus estudiantes le esperaban. Entró e inmediatamente se sintió cómodo entre sus risas y conversaciones, Sam, Clint y Steve estaban conversando, a Bucky le sorprendía que un extraño se hubiera integrado tan bien con ellos, Natasha le había dicho que Steve era una persona buena y talentosa aunque algo tímido, Bucky solo se alegraba que no hubiera distancias entre su equipo.

-¡Bien, gente, posiciones!-dijo, sacándose la casaca y quedándose solo en polo y buzo. Los demás se ubicaron entre conversaciones, Bucky los hizo estirarse, relajar los músculos antes de empezar. Bucky había sido instruído por Jhonny Storm cuando llegó a la academia, él era un estupendo bailarín y le mostró la forma en que debía de enseñarle a los demás cuando Bucky le dijo que quería ser coreógrafo profesional. Bucky evaluaba su clase después de cada baile, formaban una rutina y les daba una presentación sorpresa en un lugar cualquier lugar, calificándolos de esa manera-¿Listos?-preguntó y empezó a moverse sin la música, primero, señalando cada paso, mostrando la rutina y enseñándoles a cada uno si no lo podían lograr. Steve era el que más pedía su ayuda, el chico se movía bien pero por alguna razón, no parecía comprender lo que debía hacer. Bucky le tenía paciencia, mostrándole cada paso, parándose a su lado y haciéndolo seguirlo para que le saliera. Bucky terminó la clase agotado, se despidió de todos y decidió marcharse a su cuarto, a descansar un poco. Cuando el castaño entró en su cuarto, lo primero que vio fue a Loki explayado en su cama, leyendo un libro de lo más cómodo.

-Por fin llegas-sonrió el moreno, mirándolo con esos bonitos ojos verdes que hacían que su estómago se encogiera y su corazón se acelerara-¿Sabes que día es hoy?-Bucky ladeó un poco la cabeza y miró su celular.

-Es vier... oh, no, no, no, hoy no, Loki, estoy cansando-se quejó, echándose de espaldas a su lado con un gruñido. Loki se subió encima de él, apoyando su barbilla en su hombro.

-Vamos, Buck, es viernes, siempre salímos a bailar con los demás, de seguro estarán esperándonos-Bucky tuvo que morderse los labios para no gemir cuando el moreno se colocó sobre él, sabía que gestos así eran normales entre ellos pero eso no podía disminuir la excitación que le traía.

-Está bien, está bien pero levántate que pesas-dijo fingiendo estar molesto, Loki soltó una risita y se bajó, volviendo a coger su libro. Bucky cogió un poco de ropa y la puso frente a él, ocultando la leve erección que tenía, metiéndose al baño rápidamente. Una vez dentro, se sacó la ropa con rapidez y se metió al agua caliente, dejando que esta relajara sus tensos músculos. Se pasó jabón por todo el cuerpo y empezó a acariciar con suavidad su miembro, soltando un suspiro rápidamente ahogado, tenía que apurarse si no quería que Loki sospechara nada. Bucky cerró los ojos y se imaginó en la  misma posición de antes con Loki pero esta vez sin ropa, con Loki dando sensuales besos en su hombro, cogiendo sus caderas con fuerza, penetrando dentro de él como si nunca quisiera salirse. Bucky se corrió, ahogando su gruñido con su mano; se quedó jadeando ahí unos momentos antes de limpiarse nuevamente, lavarse el cabello y secarse. Se cambió dentro del baño, poniéndose un pantalón negro y una camisa verde con gris que Loki había complimentado antes. Loki sonrió aprobatoriamente cuando salió. 

-¡Vamos!-exclamó, jalándolo de la mano fuera del cuarto.


-¿Qué hacemos aquí?-medio gritó Steve, la música del club era bastante alta y muchas personas estaban bailando en el centro, el grupo se había ubicado en el segundo piso, cogiendo una de las mesas.

-¡Hemos venido a divertirnos!-exclamó Sam mirando hacia la pista-toda la academia suele venir aquí los viernes.

-¿Todos?-Sam entendió rápidamente lo que significaba y rodó los ojos.

-Sí, Steve, Bucky también pero creo que todavía no llega-Steve asintió, más entusiasmado. Se pusieron a conversar entre todos, ordenando bebidas sin alcohol y varios salieron a bailar, Wanda, sorprendemente, le pidió bailar a Steve y este fue con ella. Los dos se entretuvieron en la pista, el grupo se les unió poco después, bailando todos en grupo, divirtiéndose y riendo-Eh, Steve, parece que tu tutor está aquí-exclamó Sam en su oído, Steve giró la cabeza inmediatamente y vio al castaño en la entrada con Loki, el moreno llevaba de la mano hacia una mesa cerca de la pista donde los demás tutores estaban ubicados. Steve se mordió el interior de la mejilla y se giró hacia Sam.

-¿Siempre están así?-preguntó, Sam los miró y asintió.

-Sep, siempre han sido así, aún me parece milagro que Loki no note la cara de idiota de Barnes cuando lo lleva así-dijo el chico antes de girarse hacia María, con quién bailaba. Steve frunció los labios, tal vez esto no estaría tan fácil.


-¡Por fin llegaron!-exclamó Sigyn cuando los vio, la castaña llevaba puesto un ceñido vestido azul y su rostro estaba maquillado ligeramente, Loki rodó los ojos.

-Bucky intentó negarse-dijo.

-Claro, como si él fuera capaz de negarte algo-bufó Amora, Bucky le lanzó una mirada fulminante y ella le sonrió inocentemente.

-Yo tengo mis mañas para convencerlo, eso es todo-dijo el moreno con orgullo, la música cambió en ese instante y Loki sonrió, levantándose-¡Vamos a bailar, Bucky!-el castaño no pudo decir ni media palabra porque ya estaba siendo arrastrado hacia el centro de la pista. "Blurred Lines" de Robin Thicke ft. Pharrel empezó a sonar, Bucky sonrió y atrajo a Loki contra su cuerpo, el moreno se amoldó perfectamente con su cuerpo, moviendo sensualmente sus caderas al ritmo de la música.

If you can't hear what I'm trying to say
If you can't read from the same page
Maybe I'm going deaf,
Maybe I'm going blind
Maybe I'm out of my mind...

A Bucky siempre le parecía que estaba entre el cielo y el infierno en estos momentos, teniendo a Loki tan cerca, moviéndose de esa manera que solo le provocaba apretar sus brazos alrededor y besarlo hasta que no recordara su propio nombre. Pero no se atrevía, no podía perderlo, así que solo se conformaba con sonreír y bailar con él todo el tiempo que pudiera, sostenerlo con la excusa del baile, acercarse a él con la excusa del ruido, solo para tener un poco más de él. Sigyn sonrió al verlos y Amora ladeó la cabeza.

-No entiendo por qué no se lo dice-comentó, bebiendo un poco de su jugo.

-Bucky está asustado de perderlo-dijo Sigyn, sin quitarles la vista de encima.

-¿Por qué? Estoy segura que si Loki no lo quisiera, se lo diría y trataría de ser gentil al respecto, así no tendría que sufrir más-Sigyn sacudió la cabeza.

-Lo que Bucky no quiere es perder su confianza, Loki no confía en así en las personas, sabe que decírselo cambiará todo y podría arruinar su amistad, no está dispuesto a arriesgar eso-Amora enarcó, volviendo a mirarlos.

-De verdad está enamorado ¿no?

-El día que Bucky deje de amar a Loki por otra persona, estoy segura que será cuando la lluvia caiga y no cese jamás-dijo Sigyn con un pequeño dejo de tristeza.

Al otro lado de la pista, Steve Rogers seguía mirándolos, pensando que no importaba lo que fuera, él lograría tener la atención de Bucky Barnes.

Notas finales:

Bien. Sé que dije que no publicaría esta historia hasta que acabe las demás pero... ¡No pude contenerme! Espero les guste :D

 

Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 38 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios